Lo que me dijeron (y no me dijeron) de tener un bebe

Hay muchas cosas que le dicen a uno cuando uno anuncia su embarazo. Todas, claro está, las dicen buscando ayudarte y, siento yo, son una forma en que las amigos, familiares y conocidos, quieren ser partícipes de tu embarazo. Pero entre varias de las cosas que te dicen hay varias que quedan sin decir y que hubiesen sido útiles. Aunque cada embarazo, parto y familia es diferente, acá les comparto algunas que a mi me tocaron:

“Duerman ahora todo lo que puedan, por que luego ya no van a poder” – no saben cuantas veces escuche esta frase.  Tuve un problema durante el embarazo, y era que quería preparar tantas cosas para la llegada de la bebe que no quería gastar mas tiempo del requerido durmiendo. Y la verdad que siquiera que lo hice así, por que logré terminar todo, aún sin contar con que su llegada se adelantara tres semanas.

Si, es verdad que los primeros días (y semanas) el sueño termina siendo algo preciado y escaso; sin embargo, lo que nadie me dijo es que cada trasnochada y madrugada se hace con tanto amor que muchas veces en lugar de dormirte de nuevo, pasas horas mirándolos a ellos dormir. Es más, nadie me dijo que cuando el bebe empieza a dormir mas horas en la noche, esas despertadas de madrugada hacen falta, y que muchas veces, igual te despiertas a las mismas horas de rutina solo para ver si están bien (o para mirarlos dormir plácidamente a tu lado).

“Compren trapitos que es normal que los bebes vomiten” – si, es normal, pero nadie me dijo que a veces se siente como que lo que vomitan es la totalidad de lo que acaban de comer (en realidad no es así, pero en serio que uno cree que fue tanto lo que salió que la pobre va a morir de inanición) y que si por casualidad sufren de reflujo van a vomitar aun mas de lo normal. Y para acabar de ajustar, que ningún pediatra le va a poner atención al problema si el bebe esta subiendo normal de peso. No importa la descripción de la cara de dolor que hace el bebe antes de vomitar, ni las cantidades, o si es leche recién tomada o ya digerida, uno termina siendo la mamá medio loca sobre protectora que ha leído más de lo que necesita en internet (mea culpa). Así que lo mejor, como lo dije en la entrada anterior, es tener bastantes trapitos en la casa por que, al menos nosotros, ensuciamos casi 4 por día y hay que tener otros de repuesto mientras unos se lavan (preferiblemente con agua caliente para quitar el olor a leche seca) y los otros se secan. Y ahora solo nos queda cruzar los dedos de que nuestra hija este entre los bebes a los que se les pasa la vomitadera una vez cumplen tres meses y no de aquellos que siguen hasta los seis (ya veremos que pasa en unas semanas).

“A muchas mujeres se les cae el pelo luego del embarazo” – pues esta afortunadamente aun no me ha tocado experimentarla y espero que no me toque. ¿Será que hay un máximo de tiempo luego del parto para que esto suceda? Lo que nadie me dijo es que la estructura del pelo podía cambiar. Así que yo pase de pelo delgado a una maravillosa melena gruesa; además, paso de ser totalmente liso a tener unas lindas ondas. Por eso vuelvo a preguntar, ¿alguien sabe si esto es temporal? ¿O tengo ahora la fortuna de ahorrarme los 20 minutos que me tomaba hacerme ondas cada vez que quería ensayar un peinado nuevo? Yo espero que se quede así y no me tenga que preocupar por aquello de la caída del pelo más adelante.

“No es bueno ir muy rápido a la clínica por que te pueden devolver si el trabajo de parto aún no está muy avanzado” – Creo que esta aplica solamente acá en Alemania (aunque no estoy segura), pues acá existe la posibilidad de que te pidan volver a casa y que regreses solo cuando sientas las contracciones mas seguidas y fuertes. Lo que no me dijeron es que las contracciones a veces pueden ser leves, es más, que no se este seguro si son contracciones o no, y aun así estar en trabajo de parto completo, y que cuando se llegue a la clínica ya sea muy tarde para un epidural o algún otro medicamento para el dolor.  Por mi parte tuve la fortuna de que fue un parto muy rápido y, la verdad sea dicha, una vez recibes a tu bebe en brazos todo el dolor se olvida y te llenas de una gran felicidad.

La verdad que no me acuerdo de otras sugerencias que, a mi parecer, se quedaron cortitas, pero si en algún momento me acuerdo de otras les voy contando. Por ahora seguiremos tomando todo un día a la vez, pues esto de ser padres definitivamente es toda una aventura, pero una muy bonita, donde todos vamos aprendiendo juntos.

Un comentario en “Lo que me dijeron (y no me dijeron) de tener un bebe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s