Conocemos a nuestros vecinos?

Hoy tuve una experiencia que me puso a reflexionar mucho. En general los humanos estamos prestos a criticar al otro, a comentar y a hacer acusaciones con sólo conocer la superficie de las situaciones. A veces creemos ser muy buenas personas pero en muchas ocasiones es más el amor que le demostramos a una mascota ajena que a nuestro propio vecino.

Acá mi historia. Desde qué nos mudamos a nuestro nuevo apartamento ya habíamos escuchado historias de nuestra vecina de abajo. Ya nos habían prevenido. La señora era antipática, presta aquejarse si había un sonido muy fuerte viniendo del piso de arriba, pero con poca conciencia de lo bullosa que ella misma era. Nunca la conocimos, pero ya sabíamos que iba a hablar a altos volúmenes en la noche, que nos iba a despertar en horas de la mañana cantando opera y que a veces tenía discusiones muy fuertes con (lo que creíamos) era su madre.

Las primeras semanas no defraudó, gritaba en las tardes y tenía discusiones acaloradas con otra mujer, pero al ser en horas del día no nos había molestado. Sólo fue hasta este pasado fin de semana en que el volumen subió, cantaba un domingo a las 6 de la mañana o a veces discutían a altas horas de la noche. Nuestra única reacción fue golpear unas veces el piso, y eso paraba el ruido. Pero la verdad nunca bajamos a tocar su puerta. No había razón.

En fin, volviendo a mi historia. Desde el domingo no habíamos oído nada más, tal vez por que no estuvimos en nuestro apartamento por la mayor parte del día, quizás por que ellas se percataron del ruido y mantuvieron los volúmenes de discusión bajos.

Hoy al llegar a casa, por primera vez la vi. Abría yo la puerta de la entrada cuando vi a una mujer de edad madura salir del sótano. La salude cordialmente y seguí mi camino al apartamento. No acababa yo de cerrar la puerta cuando alguien da tres toques, toc toc toc.

Normalmente, y eso luego de una mala experiencia que tuve en Dinamarca, no abro la puerta si no estoy esperando a nadie. Pero nadie había entrado al edificio luego de mi, tenía que ser la señora, por lo que me decidí a abrir la puerta.

Allí estaba ella, una mujer madura de pelo oscuro y cara preocupada. Me saludo y pregunto si yo vivía en el apartamento y hace cuanto. Luego se disculpó por la bulla, que sabía que desde su apartamento salía mucho ruido y que quería que supiéramos por que. Yo le dije que tranquila, que si nos había molestado fue sólo una vez, pero ella insistía en contarme su historia, así que deje que continuara. Aquella mujer que creíamos era su madre, y que los constantes gritos que oíamos era por que estaba mal del oído, es su hija, quien sufre de esquizofrenia y otros desórdenes mentales. La señora, con ojos llorosos, me dijo que se avergonzaba muchas veces por los gritos de su hija, pero que no podía hacer nada para calmarla. Que a veces cantaba por que es lo único que la relaja luego de uno de los episodios de furia de su hija. Y que hoy había cancelado su contrato del apartamento por que se tendrán que mudar a un lugar donde su hija pueda recibir tratamiento pues en la mañana se había tratado de quitar la vida. Su voz se quebraba, yo quería darle un abrazo pero su lenguaje corporal me indico que no lo quería. Me límite a tocarle el hombro y decirle que no se preocupara por el ruido. Le pregunte su nombre, ella el mío. Me pregunto de donde venía yo, y me dijo que ella venía de Macedonia.

Se despidió con una mirada acongojada y yo sólo pude decirle que si necesitaba algo tocara nuestra puerta. Quede con el alma en el piso y el corazón apretado. Me sentí un mal ser humano, uno que juzga y acusa sin conocer la historia que acompaña a las personas que viven a nuestro alrededor.

Si alguien me pregunta si conozco a mis vecinos debo decir francamente que no, no se sus nombres, pocas veces he visto sus caras y definitivamente no se lo más básico de sus vidas. Ustedes, conocen a los suyos?

4 comentarios en “Conocemos a nuestros vecinos?

    • Gracias Julian, la verdad que me sirvio de catarsis escribirlo, pues si me senti muy mal.
      Aun no se si lo de no conocer a los vecinos es algo generacional o mas ligado al pais. O sera tal vezpor que ahora nos movemos mas? A veces siento que estamos acostumbrandonos mucho a vivir en nuestro propio mundito y se nos olvida que otras personas tambien hacen parte de el.

      Un abrazo para ti

  1. Gracias por compartir tus sentimientos y emociones, yo he quedado conmovida y generando en mi acciones para conocer mejor a las otras personas con quienes comparto la vida cotidiana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s