Y eso ¿Como se come?

Yo diría que los alemanes tienen tres formas de identificar a un extranjero (1) por el acento cuando hablan alemán (2) por la terrible gramática cuando hablan alemán y (3) por las cosas extrañas que compran en el mercado. Creería que, los extranjeros, somos los únicos raros que nos acercamos a la sección de frutas ‘exóticas’ donde se encuentra carambolo, papaya, chirimoya, granadilla, maracuyá (o maracuja con el acento en la u y la j sonando como una ‘ll’), mango Tomy y hasta plátano que acá lo llaman ‘banano para cocinar’.  O bueno, que nos acercamos y de hecho compramos ALGO diferente al mango o papaya.

Yo sería feliz siempre comprando algo en esa sección, pero el problema es que en muchas ocasiones lo poco que hay está podrido, por que los pobres no saben calcular cuando ya se pasó la fruta…pues claro, si no la conocen. O en muchas ocasiones el precio es tan exorbitante que mejor se va uno por las típicas naranjas o manzanas que saldrán a un mejor precio. Y es que cuando digo exorbitante no exagero, con lo que me compro 3 plátanos verdes acá en Colombia me compraría el racimo. Las uchuvas las venden con capacho, el cual ocupa el 75% de la caja (que es 1/3 de la que venden en Colombia), así que se pagan casi 2 euros por mucho capacho y 6-10 uchuvas…que decepción!

Cabe anotar que para los alemanes la uchuva es solo una decoración para platos y cocteles, por lo tanto pocos la comen, esto lo aprendí por que alguna vez en una cena me miraron como la loca del paseo por comerme la decoración.

Pero volviendo a la sección de frutas exóticas, yo diría que el mango es el más triste de todos. ¡No sabe a nada! Ese dulce delicioso que nos encanta cuando está maduro, o el sabor agrio con sal cuando esta verde, eso no existe. Sabe a cartón, casi como si el proceso de refrigeración en que lo traen de áfrica o Latino América le matara su espíritu tropical. El carambolo, siempre cuesta más de 1,50 por unidad, así que ni me he dado a la tarea de probarlo. Y las granadillas por lo general pesan muy poco, y como a mí mi abuela me enseño que la granadilla solo se escoge por peso, porque o sino no tiene NADA, entonces mejor ni la compro.

Ayer casualmente visité la sección para comprar unas cherimoyas (a las cuales yo toda la vida les dije Chirimoyas, pero bueno, puede que siempre haya entendido mal la palabra ¿o tal vez es la traducción de la palabra?), las cuales traen de España y esas si saben dulce, tal cual como si me las comiera en Colombia y el precio no está TAN loco, aunque creo que por ese precio me compraría una Guanábana.  También decidí llevar unos plátanos pues a Andreas le encanta el patacón. Cuando llegue a la caja la señora miraba el paquete de plátanos con curiosidad y finalmente decide mirarme y preguntar ¿Y esto como se come? Le explique que se frita y que según mi novio saben a papitas, y que también podía usarlo en una sopa. Ella me miro desconcertada, pero me agradeció la explicación. Luego llego la chirimoya y a esa solo la miro pero creo que le dio miedo que le dijera que con eso se hacía algo bien raro y solo la escaneo y sonrió!

Por eso les digo, los alemanes siempre reconocerán a los extranjeros por as cosas raras que llevan en su mercado!

Les agrego la foto del paquete de plátanos, el cual viene con sugerencias y recetas. Lo mejor de todo es que la receta es para hacer banano de cocinar frito al estilo Colombiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s