Extrañando el Sol

He tomado como costumbre levantarme en la mañana con Andreas para desayunar juntos. No ha sido una mala idea, pues las horas que podrían perderse en sueño las he ido aprovechando para otras cosas, pero tampoco ha sido algo muy fácil de hacer. Digamos que desde pequeña no he sido la persona que mas fácil madruga, pero que por motivos escolares aprendí. Si, por motivos escolares, pues Colombia (o al menos Medellín) hasta ahora es en el único país (ciudad) que sé que existen clases de 6:00 de la mañana, lo que implica estar listo para salir de la casa mínimo a las 5:40 am y eso si uno vive cerca a la Universidad. Debo admitir que existe una gran diferencia entre estar despierto a las 6:00 am en Colombia y las 6:00 am en Suecia o Alemania (al menos en otoño e invierno) y es EL SOL. Sí, ese gran círculo naranja (o amarillo con tonos rojizos) el cual, en Colombia, sale todos los días a las seis de la mañana y se oculta a las seis de la tarde, como un reloj natural que nos da energía para sobrellevar la actividad de todo el día. Ese constante astro estelar, que en Medellín, a menos de que llueva, sale todos los días sin falta; con su fuerza y calor que nos da vida, alegría y energía. En los países nórdicos este NO es el caso.

Para los que vivimos en el Cono Sur, cuando pensamos en los largos inviernos del norte solo pensamos en el frio intenso de menos 30 grados centígrados, pero nunca pensamos en la oscuridad que acompaña esta época del año. Para decirles la verdad, de los ya tres inviernos que he vivido en el Norte de Europa, el frio, aunque es incomodo, pasa a segundo plano pues el cuerpo se acostumbra. Además si uno tiene mucho frio pues o se pone más capas de ropa, o entra a un almacén, o se queda en la casa, gimnasio u oficina, los cuales siempre están dotados de calefactores. Lo más difícil de sobrellevar es la oscuridad, pues lo que uno llama sol en invierno no es más que el reflejo de luz que te deja saber que el día empezó (a las 10 de la mañana, pero empezó). Esa oscuridad, que se hace eterna, te cambia todos tus hábitos pus tienes hambre y sueño TODO el tiempo. Digamos que cuando llegue a Suecia me parecía rarísimo que las personas almorzar a las 11:00 am, pero lego de un tiempo tú eres parte de la fila de almuerzo a las 11 y cenas a las 5:00 pm, porque ¡claro! terminas adelantando todos tus horarios normales. Levantarse a las seis o siete es toda una proeza, pues sabes que no veras luz por algunas horas más.

Últimamente no me ha dado tanta dificultad, pues ya entrado Febrero las horas de luz se empiezan a extender y la terrible oscuridad ya no dura tanto (se acerca el sol de media noche). De todas maneras, el no poder ver el sol diariamente si me golpea fuertemente. Afortunadamente ya se acercan los días de verano, que aunque son pocos en general son de cielos azules y soleados. Solo les dire esto, es tan impresionante la falta que le hace el sol a una persona que los mismos habitantes locales cambian de actitud. En invierno salen poco, son callados (más de lo normal, y eso que los habitantes del norte ya son callados por naturaleza), rara vez te miran a la cara y en general tienen una forma de ser muy sombría y triste; mientras que en verano se ríen, hacen picnics en cada parque que encuentran, y salen solo por el placer de sentir el sol en sus caras.

Definitivamente nosotros los de los países tropicales somos muy afortunados pues realmente nunca llegamos a sentir la depresión que se puede llegar a sentir por la falta de la luz solar. Si bien tenemos otros problemas porque preocuparnos, la falta de luz solar no es una de ellas.

En fin por ahora seguiré tomando mi Vitamina D, tratando de salir y caminar y no dejar ni que frio ni la falta de sol me entristezcan pues pronto llegara el verano y ese si que es otra historia.

4 comentarios en “Extrañando el Sol

  1. Hola Cata!

    Me encantó tu publicación… realmente muchas veces no valoramos el solecito y en general todas las cosas que interactúan con nosotros y que, aunque no lo creamos, influyen naturalmente en nuestra existencia y cuando no están, hay que recordarlas al menos para seguir disfrutando de las que quedan y aprender a estar contentos, de dia, de noche, acompañados, solos, los lunes y los viernes igualmente.

    Te mando un abrazo bien grande y estaré atenta leer tus pensamientos plasmados en papel.

  2. Qué bueno que nos llevas a agradecer el sol y todo lo que tenemos en la zona tórrida…. en Medellín nuestra cómoda ciudad. Te envío un abrazo y espero que tu juventud, tu alegría y ese sol que llevas por dentro, te ayuden a ser muy feliz en esos lugares lejanos, y que puedas disfrutar de las cosas buenas que allí te ofrece la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s